Eros Jaca

  • Eros Jaca violonchelo 
  • Ania Rodríguez difusión electroacústica 

Cellolar Synthesis (2011) es una creación para violonchelo y dispositivo electrónico en la que Helga Arias fusiona el instrumento digital con el tradicional para crear un nuevo objeto en simbiosis sonora, un «metainstrumento». Esta metáfora entre lo virtual y lo analógico se articula a través de un flujo sonoro continuo, que se construye mediante la adición de las diferentes cuerdas del instrumento. Todas las muestras utilizadas en la parte electrónica proceden de grabaciones de violonchelo reales, transformadas mediante un amplio abanico de técnicas.

Compuesta en 2014, Diverticello de Jesús Echeverría toma como modelo el género del divertimento. Está estructurada en siete secciones, elaboradas cada una en dos partes antagónicas separadas por un breve nexo y que exploran las diversas posibilidades expresivas del instrumento. Según Echeverría, Diverticello «pretende entretener al público por medio de la variación estilística de cada fragmento o sección, y también al instrumentista, quien puede recrearse de una manera muy libre en cada uno de estos fragmentos».

Pression, finalizada por Helmut Lachenmann en 1970, es una obra fundamental de su catálogo por ser una de las primeras en las que explora sistemáticamente la que llamaría «música concreta instrumental». Su objetivo era romper «el camino de los hábitos de escucha» renegando de los métodos tradicionales de producción del sonido, y en esta obra lo logró investigando los efectos tímbricos que generan los diferentes grados de presión sobre el deslizamiento del arco sobre el puente y de los dedos de la mano izquierda sobre las cuerdas.

Ibaiadar (en euskera, afluente) fue un encargo que Printemps des Arts de Monte-Carlo le hizo a Ramón Lazkano en 2013. El resultado fue esta obra breve, ligera y virtuosa, «una especie de scherzetto», según el autor, «que en su velocidad jadeante nunca alcanza el sonido pleno cuya expectativa es fuente de fluidez y estrés. Un juego escrito de espejos y simetrías siempre a pequeña escala empuja la materia a revelarse por impulsos, con flujos y reflujos, como una especie de tartamudeo que alimenta el pánico, el miedo al vacío, al silencio».

Kottos (1977) de Iannis Xenakis hace referencia a Coto, uno de los tres Hecatónquiros nacidos de la unión de Urano y Gea. En "La Teogonía", Hesíodo escribe que «cien brazos surgían de sus espaldas, y cada uno de ellos tenía cincuenta cabezas que se elevaban sobre los hombros. [...] Y su fuerza era inmensa, invencible, en su gran tamaño». En su musicalización de la figura de Coto, Xenakis se inspira en dos poderosas imágenes: la de un violonchelista con 100 brazos, capaz de llevar a cabo múltiples acciones simultáneas sobre el instrumento; y el de la fuerza bruta, sobrehumana, propia del gigante mitológico. Kottos está, por tanto, repleta de pasajes de extremo virtuosismo y ferocidad.

El recital de Eros Jaca finaliza con Elegía (2016) de Francisco Domínguez, una obra para violonchelo y electrónica que se inspira en el género elegíaco, es decir, una composición lírica en la que se lamenta la muerte de una persona. Domínguez explica que «en mi obra he querido apropiarme de ese carácter fúnebre, a través de un lenguaje de gran crudeza y dramatismo», y desea dedicársela «a todos aquellos que han perdido a alguien durante esta pandemia que nos ha tocado vivir».

Concierto ofrecido en colaboración con el XII Circuito de Música Contemporánea Musikagileak

19:30
Conservatorio de Música Jesús Guridi

Programa

  • Helga Arias Parra (1984)
    Cellolar Synthesis (2011)
      
  • Jesús Echeverría (1963)
    Diverticello (2014)
      
  • Helmut Lachenmann (1935)
    Pression (1969)
      
  • Ramón Lazkano (1968)
    Ibaiadar (2013)
      
  • Iannis Xenakis (1922- 2001)
    Kottos (1977)
      
  • Francisco Domínguez (1993)
    Elegía (2016)
      
FaLang translation system by Faboba