Niño de Elche

  • Niño de Elche voz y electrónica 

Niño de Elche que desde su heterodoxia y desafío ha dinamitado la concepción conservadora y demasiadas veces pintoresca de una práctica, el cante, que él reivindica como subversiva y experimental. Hasta el punto de abrazar la electrónica, el noise y, de forma buscada, el arte sonoro en general que empieza con el precursor Val del Omar y continúa con el Sónar barcelonés o el Festival de Aviñón francés.

En octubre pasado ha presentado en el Museo Reina Sofía madrileño la instalación “Auto Sacramental Invisible”, un montaje con dieciséis altavoces que prosigue el trabajo del cineasta y artista de vanguardia José Val del Omar, que acumuló centenares de horas de grabaciones y en 1952 no logró terminar algo que lo emparentaba con John Cage o Pierre Schaeffer. Un arduo cometido, que Contreras ha estado efectuando en los últimos tres años en una residencia, junto al musicólogo y periodista Miguel Álvarez-Fernández, desde El Matadero de Madrid.

Además de su trabajo en solitario, con discos como "Voces del extremo" y "Antología del cante flamenco heterodoxo” donde mezcla géneros musicales como el jazz, la electrónica, y todo lo que se antoja, su trabajo también se vincula a otras disciplinas artísticas. Destaca por colaboraciones con el audiovisual y la performance, la poesía o la danza, habiendo creado trabajos conjuntos con creadores como Los Voluble, Isaki Lacuesta, Israel Galván, Los Planetas, Miguel Álvarez-Fernández y Refree, entre otros. En 2019 se unió a Los Planetas en el proyecto colaborativo Fuerza Nueva, que dio lugar al álbum homónimo. Ese mismo año participó en el álbum Ni tan joven, ni tan viejo, disco tributo a Joaquín Sabina en el que participaron 38 artistas versionando canciones del cantautor español, entre ellos Fito Cabrales, Alejandro Sanz, Serrat o Amaral. En él interpretó una versión de “Cerrado por derribo” junto a Guitarricadelafuente.67

sonymusic.es/artista/el-nino-de-elche
19:30
Conservatorio de Música Jesús Guridi
FaLang translation system by Faboba